• ....

Aceptar el cambio libera

Lisbet Rodríguez del Risco Escrito por Lisbet

Psicología. Aceptar el cambio libera

Es cuanto menos curioso lo fácil que nos resulta aferrarnos a las circunstancias, las cosas o las personas que nos gustan o nos hacen sentir cómodos. Nos sentimos como peces en el agua y por supuesto no estamos dispuestos a que nada ni nadie nos saque de nuestra zona de confort, en la que nos sentimos resguardados, seguros y confiados.

Otra cuestión relativa al comportamiento que siempre ha llamado mi atención es la capacidad de aferrarnos a algo de los seres humanos, a pesar de nuestro conocimiento de ni siquiera nuestro valor más preciado “la vida” es eterno, nos aferramos a la ilusión de que las cosas y las relaciones afectivas que establecemos serán perdurables y eternas.

cambio

Psicología, Aceptar el cambio

A menudo olvidamos que solo hay algo que permanece en nuestra vida, “ el cambio” y que nada ni nadie durará para siempre, todo cambia continuamente en un flujo incesante y único que no podemos dejar de hacer es elegir. Cada acción, cada conducta, cada relación es el fruto de una elección, constantemente elegimos una y otra vez entre varias opciones y nuestras decisiones marcan nuestro rumbo.

Ante determinadas situaciones nuestras emociones, nuestras percepciones cambian a veces para bien y otras para mal. Si creemos que los cambios son para bien nos invade y embriaga la euforia y si son para mal nos sentimos indefensos y acorralados. Vivimos en una constante inestabilidad emocional. Es difícil mantenerse en el punto medio, estar atentos al momento sabiendo que estamos haciendo y cumpliendo lo que nos hemos propuesto, recorriendo el camino hacia nuestros sueños y dejar que la vida que también nos ofrezca sus sorpresas.

Cuando aceptamos las circunstancias, cuando perdonamos cuándo decidimos que solo somos parte y no el todo nos liberamos de las culpas, olvidamos nuestro ego y nos ponemos realmente en el camino del cambio, aceptando que la felicidad no está en el exterior, la felicidad es una percepción de la realidad, es una idea preconcebida que varía en cada uno de nosotros. No existe un concepto de felicidad que sea válido para cada uno de nosotros porque es un estado mental.

En una mente feliz no hay espacio para el sufrimiento y el cambio es aceptado en su más pura totalidad.  Creo que lo único que probablemente tengan todos los conceptos existentes de felicidad es el deseo de serenidad, de tranquilidad y de fortaleza. Si realmente quieres ser feliz tienes que estar preparado para aceptar los cambios constantes y permitir que estos motiven tus cambios personales. Sin lugar a dudas si exploramos profundamente al ser humano y la Psicología. Aceptar el cambio libera no es una frase hecha.

Etiquetado .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.