• ....

¿El ser humano se encamina a la búsqueda del bienestar y la felicidad?

Felicidad e infelicidad. Pensamietos y Miedo..Gabinete de Psivología Psico-Vida Zaragoza

 

Lisbet Rodríguez del Risco

¿Por naturaleza el ser humano  se encamina a la búsqueda del bienestar y la felicidad? ¿Nos hace rehuir del dolor y el sufrimiento?. Es habitual pensar que sí

Sin embargo:

Mira a tu alrededor, probablemente te sorprendas al percibir  como muchas personas no logran escapar a sus "problemas", y en ocasiones parece como si estuvieran en una situación cómoda regodeándose en su infelicidad y pregonando sus desdichas.

¿Por qué algunos  se sienten francamente mal y promueven un cambio personal, toman medidas para variar las circunstancias que le rodean o la forma de enfrentarse a su realidad y otros se regodean en sus problemas y no hacen nada por solucionarlos o incluso engrandecen sus dificultades o son capaces de ver problemas donde no los hay?

Da la triste  sensación de que se sienten bien con esa "infelicidad".

¿Realmente hay personas que  querrían ser infelices? ¿Qué explicación podemos dar? ¿Por qué?

Este comportamiento lo podemos llamar, "adicción a la infelicidad", y como todo lo relacionado con el comportamiento humano tiene diferentes explicaciones:

  • Una educación con bases en una férrea disciplina  y expectativas poco realistas con respecto a sus posibilidades a lo largo de la infancia. De ésta forma han aprendido a percibir la infelicidad y la frustración con el amor, y el éxito.  La insatisfacción se confunde con algo motivador para trabajar con más ahínco; es decir, piensan que si son felices, no lograrán sus objetivos porque dejarán de esforzarse lo suficiente.

El estilo educativo en el que han crecido les ha hecho probablemente creer que son “realistas” y prácticos al centrarse exclusivamente en los aspectos negativos y que ofrezcan resultados claros y objetivos. En el caso de estas personas no es frecuente que se interesen por pensar ni hablar sobre sus emociones, contradicciones personales o conflictos existenciales ya que su vida gira entorno a la comparación del actuar y el éxito, dedicándole poco tiempo y energía a su enriquecimiento personal y al disfrute de momentos de ocio o de silencio.

  • La culpa por haber tomado decisiones erróneas en algunos momentos y el miedo a volverse a equivocar es frecuente que paralice a algunas personas que al sentirse abrumados por ese sentimiento de culpa se autocastigan imponiéndose la infelicidad.
  • Una baja autoestima  se asocia a este comportamiento ya que la inseguridad profundamente arraigada a lo largo de los años, hace que la persona crea que no merece ser feliz y no se plantee con firmeza cuestionarse una serie de pilares sobre los que se ha sostenido a lo largo de su existencia, muchos de ellos heredados y asumidos, no  elegidos y meditados. Como resultado, no lucha para cambiar el estado de las cosas.
  • El miedo al sufrimiento genera miedo a la  felicidad y los sentimientos positivos.

Tras tesis como:  "la caída será mayor", después de la alegría viene la decepción", "nada es para siempre"; se niegan a sentirse y mostrarse felices. Un ejemplo muy común suele darse en la contradicción que sienten personas que tras una ruptura de pareja dicen querer rehacer su vida e iniciar una nueva relación pero sus comentarios y acciones manifiestan desconfianza, tristeza y desesperanza.

  • Cuando hay en la base del comportamiento un trastorno psicológico, los más comunes en estos casos son la depresión y la ansiedad o cuando la persona está atravezando un período de duelo que no se gestiona de forma adecuada y se perpetúa en el tiempo.

Curiosamente las personas que parecen estar en su zona de confort con la infelicidad en realidad no son tan infelices como podemos creer. Múltiples estudios avalan que las emociones negativas no excluyen obligatoriamente a las positivas, que podemos experimentarlas paralelamente. Es decir que quienes se aferran a la infelicidad, pueden sentirse bien siendo infelices, aunque nos resulte contradictorio y complicado de entender.

¿Conoces a algún adicto a la infelicidad? o ¿Cómo detectar a alguien a quién podría catalogarse como un infeliz crónico?

Algunas pistas para reconocerles:

Felicidad-infelicidad. Gabinete de Psicología Psico-Vida. Zaragoza

  • Hace comparaciones que resultan en ocasiones absurdas pues el fin es competir con aquellos con los que se relaciona para ver quién lleva una vida más difícil.
  • Habitualmente se muestra como  víctima de las circunstancias y culpa a los demás en vez de asumir la responsabilidad por sus decisiones.
  • Suele encontrar razones para ser infeliz aún cuando la vida es demasiado buena.
  • Cuando no obtiene los resultados esperados, se derrumba y no lucha por recuperarse.
  • Las metas que se plantea son casi imposibles de alcanzar lo que le permiten un marco para quejarse de su fracaso o mala suerte.
  • Se muestra convencido de que es incapaz de cambiar las circunstancias y sus emociones.
  • Introduce elementos que complican las relaciones interpersonales cuando estás marchan bien 000000; font-size: 0.9em; line-height: 1.5em;">
 Fuente:  000000; font-size: 0.9em; line-height: 1.5em;">Sack, D. (2014) Are You Addicted to Unhappiness? En: Psychology Today. 000000; font-size: 0.9em; line-height: 1.5em;">Andrade, E. B. & Cohen, J. B. (2007) On the Consumption of Negative Feelings. Journal of Consumer Research; 34: 283-300.

 

Etiquetado , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.