• ....

Claves para mejorar tu comunicación.

Lisbet Rodríguez del Risco Claves para mejorar tu comunicación. 

 

En otras ocasiones ya he tocado el tema de la Comunicación, es algo que resulta a veces atractivo y otras veces conflictivo a unos y a otros. La comunicación es algo inherente al ser humano, todos necesitamos comunicarnos y para que la comunicación sea eficaz no solo debemos centrarnos en el lenguaje, también intervienen las emociones, los gestos, nuestras circunstancias vitales en ese momento, la autoestima y  todo una serie de factores que van más alla de simplemente hablar.

El objetivo de esta serie de artículos dedicados al tema es darle una rápida mirada a los principales aspectos a considerar para lograr ser un buen orador, consiguiendo un buen desempeño de tu expresión oral.

Comunicarnos no es hablar, es que seamos capaces de transmitir lo que deseamos al otro.

 

Empecemos por el principio que decía el otro. En este primer post intentaré ofrecerte algunas Claves para mejorar tu comunicación. Me centraré en la Expresión Oral  y  los factores fonéticos que intervienen en que sea efectiva así como ejercicios para mejorarlos:  Modulación,  Velocidad ,  Ritmo  y  Volumen. 

Gabinete de Psicología Psico-Vida. Zaragoza.

Claves para mejorar tu comunicación.

ffffff;">..............

ffffff;">Aspectos fonéticos de la Comunicación. 

ffffff;">000000;">Aspectos fonéticos son básicamente los referidos , a la pronunciación ("articulación"), que a su vez incluye muchas variables. Por ejemplo, la modulación, velocidad, ritmo, volumen, etc.

Vayamos de poco a poco. Es evidente que si pretendes comunicarte bien debes primero evaluar tu expresión oral.

1. Turno de la modulación: 

Para evaluar y conocer si modulas adecuadamente, debes observar si abres o no lo suficiente la boca para pronunciar las vocales y si relajas demasiado o no tu boca al pronunciar las consonantes.

Al igual que en otros casos hemos comentado que respirar está muy bien pero mejor es respirar bien, en este caso de igual forma la modulación es un factor esencial para que te comuniques bien, ella determina si se entiende lo que dices.
Un ejemplo fácil de ver lo encontramos en la pronunciación de la /a/. Si abres muy poco la boca para pronunciar las vocales, la vocal /a/ se te puede llegar a confundir con la vocal /e/, con lo que la palabra que deseas expresar nada tiene que ver con la que el otro puede entender.
Detente un momento y haz la prueba con la palabra pana, escúchate y evalúa si modulas bien o no. ¡Cuidado con lo que puedes escuchar si no modulas bien! Si compruebas que lo haces bien continúa así, eso influye positivamente en tu comunicación con los otros, pero, si descubres que no, aquí te dejo algunos ejercicios:

Una sugerencia: Cuando estás interesado en ver cómo te ven los demás y sobre todo para descubrir como te ves tú es vital tener una buena relación con el espejo, vamos, que te mires habitualmente al espejo. En el caso de estos ejercicios y muchos otros más relacionados con la autoestima o la Comunicación no verbal el espejo es tu aliado y compañero de trabajo.

  • Primer ejercicio: Habla delante del espejo sobre algo que te guste durante 30 segundos, modulando de manera muy exagerada. Es evidente que te verás ridículo pero no pasa nada. Intenta hacerte consciente de cada los movimientos que vas haciendo con tu boca y tu lengua. Luego, durante otros 30 segundos más, modula tan poco y tan mal que apenas se te entienda lo que estás diciendo. Por último, pasa 30 segundos modulando de manera "normal" (es decir, modula más de lo que lo hacías antes, pero sin exagerar como en el primer ejercicio).Doy por hecho que ya estás delante del espejo:

Repite este ejercicio tres veces al día al menos durante dos días consecutivos y comprobarás como mejoras tu modulación. Además te vendrá bien para acostumbrarte a dedicar más tiempo a tu nuevo aliado, el espejo.

  • Segundo ejercicio: Hazte consciente de tu modulación, tranquilízate no por hablar más de prisa hablarás más y desde luego en ningún caso se te entenderá mejos. En muchos casos la velocidad al hablar repercute de forma negativa en la modulación y es habitual verlo asociado a la timidez y/o la falta de autoestima.

 

Gabinete de Psicología Psico-Vida. Zaragoza

Tómate tu tiempo para pensar lo que quieres decir y luego expresarlo de forma modulada, no olvides que no haty comunicación si el otro no entiende lo que expresas.

Puedes ayudarte a mejorar tu timidez primero haciendote consciente de ella y aceptándola, pero aceptación no conlleva ni disimularlo, ni cruzarte de brazos, así que te recomiendo que comiences a ponerte pequeñas metas, relacionadas con aquellas cosas que te cuesta hacer.

Sube gradualmente la dificultad para ir mejorando, paso a paso. Empieza atreviéndote a hablar con una buena modulación en tu ambiente más cercano donde te sientes más seguro y protegido, tu familia, y luego ve incorporandolo a nuevos círculos sociales como: tus amigos.
No permitas que tu timidez te impida decir lo que tienes que decir, y que los otros te entiendan bien.

ffffff;">...................

2. Turno de la Velocidad. 

 

En el caso de la Velocidad al expresarte tengo una buena noticia es fácil de corregir, volvemos al mismo tema de siempre presta atención y hazte consciente lo que estás haciendo. Taquilalia: Cuando hablas muy rápido y dicen de tí que parece que vas de prisa. Digamos que la definición no es esta ni mucho menos, pero, a que se entiende genial. Habitualmente como ya he expresado estás personas son tímidas y rápidos de pensamiento, también se han descritos causas hereditarias pero sin lugar a dudas lo que se asocia en casi todos los casos son indices elevados de ansiedad.

  • Primer Ejercicio: Ponte delante del espejo e intenta vocalizar correctamente, te parecerá extraño verte haciendo semejante ejercicio ya que probablemente para tí es una pérdida de tiempo hablar tan pausado, pero si te sirve de consuelo más tiempo pierdes al hablar y que no te entiendan. ¿Verdad?
  • Segundo ejercicio: Haz ejercicios de respiración y relajación esto te ayudará a disminuir la ansiedad y a respirar mejor favoreciendo la buena articulación.
  • Tercer ejercicio: Delante del espejo haz ejercicios gestuales, (muecas que te hagan mover los músculos de la boca y alrrededores), masajes en los labios, ejercicios de soplado como si inflaras un globo, silba, masajea tus mofletes exteriormente y por dentro con la lengua, mueve la lengua por tu boca, arriba-abajo e izquierda-derecha. Estos ejercicios favorecen la articulación.  

 

3. Turno del Ritmo

 

Para explicarlo de forma sencilla, digamos que el ritmo se refiere a la diversa duración en tiempo que se le va dando a cada sílaba dentro de un enunciado. Es habitual, por ejemplo, que las sílabas donde hay una vocal acentuada duren más que las de vocales no acentuadas. Otros factores que intervienen en el ritmo de un enunciado son el volumen y la entonación.
El ritmo es el encargado de darle dinamismo a la expresión oral. En este sentido hay dos anotaciones importantes, evite tanto alargar las últimas sílabas cuando terminen cada frase como  pronunciar cada sílaba con la misma duración de tiempo.
Por otra parte el ritmo esta implicado en la inteligibilidad, por lo que un ritmo inadecuado puede dificultar la comprensión de lo que quieres transmitir.
Las dificultades en este sentido son más difíciles de corregir.
En aquellos casos en los que nos comunicamos con personas que nos resultan monótonas y con los que nos parece que nos vamos a dormir, podemos responsabilizar de ello al ritmo precisamente. Por otra parte, aquellas personas que nos divierten más, y que nos parecen dinámicas,  mantienen un ritmo más variable y atractivo al hablar, que "parece seducir".

4. Turno del Volumen.

ffffff;">..................

El volumen se refiere a la intensidad. Se debe regular dependiendo de los factores ambientales (ruido, etc) y lo que quieras transmitir. Puede ser muy variable, moviéndose desde el cuchicheo hasta el grito cuando es en una discusión. Su papel es hacer que se te escuche bien, ni muy bajo ni muy alto.

ffffff;">

Mediante la modulación, la velocidad, el ritmo y el volumen puedes lograr convertirte en mejor comunicador, aportándo énfasis a tu expresión oral y logrando que sea agradable escucharte.

Seguramente te resultará fácil identificar como varía el mensaje que se recibe en estos dos casos.

Imagina una  frase en la que alguien pide que le presten atención.

Veamos ahora quién lo expresa y cómo en nuestra mente rapidamente apreciamos la diferencia que podemos encontrar entre el discurso de:

               Un militar dirigiéndose a sus subordinados.

Un maestro de Primaria, o de "Infantil ya ni hablamos".

Recuerda que ambos están pidiendo que les presten atención.  Seguramente tu imágen en ambos casos es diametralmente opuesta, aunque la frase o el discurso sea el mismo.

La diferencia está solo en el ritmo, velocidad, volumen y entonación al expresarse:

En el caso del militar utiliza un ritmo mucho más marcado y fijo y la velocidad y el volumen son mayores, siendo casi carente de entonación.
En el caso del maestro el ritmo varía, utilizando una velocidad baja y un volumen alto sin llegar al grito. Sin embrago la entonción es marcada y en ocasiones exagerada.

Todas estas variables se utilizan con un objetivo determinado dependiendo de lo que quieres transmitir a tu/tus interlocutores, así que dependiendo de si haces buen uso de ellas, serás capaz de comunicarte mejor. Si necesitas verlo de manera más clara invierte los papeles e imagina al militar hablando así a los chicos de clase y al maestro intentando dar órdenes con su mismo modelo de comunicación a los subordinados. ¿Obtendrían los resultados que esperan?

Próximamente seguiremos desarrollando otros factores que deberás tener en cuenta si quieres saber cómo mejorar tu comunicación.

También te puede interesar...

 

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.