• ....

HABLEMOS DE DISCIPLINA

HABLEMOS DE DISCIPLINA

Durante muchos años, la palabra DISCIPLINA, aplicada en todos los ámbitos, especialmente en el referente a la educación de los hijos, ha sido un término con connotaciones negativas. Todo esto ha dado lugar a toda una generación de padres y madres, pero sobre todo de niños y adolescentes, con problemas graves de comportamiento y de control de impulsos. Las consultas de los psicólogos infantiles están desbordadas ante este tipo de casos. ¿Qué está fallando?.

Los niños, especialmente los de 1 a 5 años, tienen deseos y necesidades, igual que sus padres han desarrollado necesidades e ilusiones respecto a ellos (expectativas). Cuando necesidades, deseos y expectativas de unos y otros no encajan, surgen los problemas. Para minimizarlos, los padres debemos aprender a ajustar las técnicas con las necesidades de nuestros hijos. Debemos reaccionar con calma (aunque no siempre resulta fácil) ante los problemas que surgen de la educación, de forma efectiva y consistente. En definitiva, ser “PADRES DISCIPLINADOS”, capaces de controlarnos cuando nuestros hijos pierden el control.

Educación y  crianza

Educación y crianza

Los años de preescolar son los primeros de aprendizaje de la vida, los niños en estas edades se muestran curiosos, imaginativos, entusiastas e independientes; pero también obstinados, cohibidos y mimados. Viven en un mundo con permanentes desafíos, aprendizajes y cambios.

Para solucionar adecuadamente sus problemas de conducta, los padres debemos ser “DISCIPLINADOS”, entendiendo DISCIPLINA como proceso de aprendizaje y enseñanza que conduce al orden y al autocontrol.

Lo primero que hemos de aprender es a separar al niño de su conducta cuando nos enfrentamos a casos de mal comportamiento. A modo de ejemplo: Si ves que tu hijo ha pegado a otro niño, decirle que es un pegón o que es malo, es contraproducente, estás etiquetando al niño, no a su conducta. Si por el contrario, le dices que ese comportamiento está mal, estas separando al niño de su conducta. Cuando etiquetamos a nuestros hijos por sus malos comportamientos, lo único que conseguiremos es lastimar su autoestima y que se avergüencen de sus sentimientos. Con dicha actitud, transmitimos inseguridad. Si usamos el chantaje emocional o frases del tipo “ Si haces esto, te compraré…”, no confiamos en ellos, ni apostamos por sus capacidades y habilidades.

Somos nosotros, los adultos, los que debemos guiarles para que no fracasen en estas primeras etapas de la vida. La DISCIPLINA es necesaria, entendida como preparación para que se respeten a sí mismos y respeten a los demás, en definitiva, para ayudarles a crecer.

Para ilustrar todo esto, os cuento ahora el cuento del “NIÑO REY”, un cuento que es contado con frecuencia en países de América del Sur:
“Cuando la mujer de un joven campesino dio a luz a su primer hijo, ni el padre ni la madre tuvieron otra preocupación que hacer todo lo que estuviera en sus manos para que su hijo fuera feliz. Por ejemplo, decidieron que NO HABÍA QUE PONERLE LÍMITES, deseaban que se sintiera libre. Al cabo de unos años, tal educación dio sus resultados. El pequeño se sentía libre como un pájaro, además creía que todo el mundo debía darle todo lo que se le antojaba, y cuando no lo conseguía, trataba a sus padres con desprecio, comportándose como un dictador. Se volvió extremadamente susceptible y se sentía frustrado siempre que no conseguía lo deseado.
MORALEJA: UN NIÑO SIN LÍMITES NO ES UN NIÑO FELIZ Y PUEDE CONVERTIRSE EN UN VERDADERO TIRANO.”

¿Os suena esta historia?. ¿Conocéis a algún caso parecido?. ¿Os está ocurriendo esto con vuestro hijo?. Seguro que os habéis sorprendido al ver a niños bien pequeños que ejercen un enorme poder sobre sus padres. Y os habréis preguntado: ¿Cómo puede ser?. La respuesta es evidente: PROBANDO PERMANENTEMENTE LA FUERZA DE SUS PADRES, ECHÁNDOLES UN PULSO A LA MENOR OPORTUNIDAD.

Evidentemente, un niño que controla a sus padres será, si nadie lo remedia, un adolescente con problemas de conducta.

Cuando se aplica la DISCIPLINA, tal como nosotras la entendemos, hay que ajustarla a cada etapa del crecimiento en la que se encuentra el niño, a cada nueva realidad que al niño le toca vivir.

No se trata de ser padres perfectos, tarea imposible, porque todos cometemos nuestros errores, aunque lo importante es aprender cada día. Pero sí debemos ponernos manos a la obra.

A modo introductorio, os explico aquí el MODELO DE DISCIPLINA que seguimos cuando trabajamos con niños y adolescentes con problemas de conducta:

  1. Decidir la conducta concreta a modificar: de la forma más clara y precisa. Una cada vez, y según vayamos avanzando pasar a la siguiente conducta.
  2. Decirle a vuestro hijo lo que queréis que haga exactamente y mostradle cómo hacerlo
  3. Alabar al niño cuando se porte bien, centrando la alabanza en la conducta del niño: “Que bien que has recogido tus juguetes” en lugar de “Buen chico por recoger tus juguetes”.
  4. Intentar evitar las luchas de poder. Para ello es útil el uso de la técnica de la carrera contrarreloj (Método de motivación que resulta efectivo para evitar conflictos y luchas de poder entre padres e hijos. Se recurre a un reloj para establecer una competición entre el niño y el tiempo. La premisa es: “¿Podrás terminar antes de que suene el reloj?”.). Se transfiere la autoridad a una figura neutral, en este caso un reloj de cocina, la alarma de un móvil….
  5. Permanecer junto a ellos siempre que podáis. Esto no implica que estéis cada minuto del día, tarea imposible, pero sí que le prestéis atención, para que sus errores de comportamiento no pasen inadvertidos.
  6. Evitar ser repetitivos: no repetir constantemente el mal comportamiento pasado. Cuando les recordamos continuamente sus errores, sólo les recordamos lo que NO debe hacerse, y debemos centrarnos en lo que realmente tendrían que hacer.

En el próximo post os daré unas PAUTAS GENERALES DE DESARROLLO EN NIÑOS DE 1 A 5 AÑOS, que os serán de utilidad para conocer lo que podemos esperar de nuestros hijos en función de la edad en la que se encuentren.

ffffff;">.....................

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Una reacción a HABLEMOS DE DISCIPLINA

  1. Pingback:HABLEMOS DE DISCIPLINA - Gabinete de Psicolog&i...