• ....

La Percepción de que todo me va mal. Un problema de economía cognitiva.

LA PERCEPCIÓN DE QUE TODO ME VA MAL. UN PROBLEMA DE ECONOMÍA COGNITIVA.

Economía cognitiva Son muchas las personas que tienen la sensación de que todo les sale mal, de que están pasando por una “mala racha”. Hagan lo que hagan, perciben que los resultados no son los esperados, intento tras intento.

Cuando esto ocurre, la mente suele dar distintas explicaciones, y nosotros, como humanos imperfectos, optamos por adoptar una de estas actitudes:

1.- Nos conformamos, pensando que ya pasará esta mala época, dejando pasar el tiempo.

2.- Creemos que alguien nos ha echado un “mal de ojo”, o que “no tenemos buena suerte”.

3.- Nos bloqueamos, con la sensación de que todo va mal, siendo incapaces de encontrar la solución para poner fin a esa sensación, con negatividad y desesperanza.

Nuestro cerebro es capaz de ignorar todas aquellas cosas positivas que nos ocurren a lo largo del día, centrándose exclusivamente en aquello que nos ha supuesto algún problema, obstáculo o conflicto. Por tanto, mucho de lo que nos ocurre cuando tenemos una “mala racha”, es más bien un problema perceptivo.

Cuando me encuentro a algún conocido, ante mi pregunta de cómo le va la vida, la respuesta más o menos generalizada con la que me encuentro, es decirme que TODO LE VA MAL. Y posiblemente esa sea su percepción, por motivos varios, dependiendo de cada caso: no encuentra trabajo, no llega a fin de mes, a su hijo le han despedido, …. Pero no repara en los aspectos positivos, como por ejemplo, que goza de buena salud, que tiene relaciones sociales y aficiones que le agradan, que se lleva muy bien con su mujer….

Todo esto que nos ocurre se debe a la ECONOMÍA COGNITIVA. ¿A qué me refiero con esto?.  A partir de 1.960, la PSICOLOGÍA COGNITIVA comienza a describir el cerebro como un dispositivo de procesamiento de la información. Lo que postula la economía cognitiva es que nuestro cerebro trata siempre de conseguir el mismo resultado utilizando el menor número de operaciones posibles, tratando así de no despilfarrar recursos. Estas “REDUCCIONES” de nuestro cerebro afectan a áreas de nuestra vida en las que no son útiles. Pongo un ejemplo: Nos hacen percibir como horrible nuestra situación personal, basándose en uno o dos obstáculos/problemas con los que no contábamos. Se trata de una generalización excesiva, que nos hace percibir el día a día como negativo, basándose en una PERCEPCIÓN ERRÓNEA de nuestra situación.

Vas a entender mejor este concepto de ECONOMÍA COGNITIVA con un ejemplo que suelo utilizar en consulta con frecuencia. Piensa en un día concreto, seguro que te han pasado muchas cosas positivas, por más simples que te parezcan (un paseo por un parque, encontrarte con alguien a quien aprecias y hacía mucho que no veías,etc.). También puede que te haya ocurrido algo con lo que no contabas y que podrías considerar como negativo (ejemplos: ha llegado una factura de la luz desorbitada, una llamada de teléfono que te ha importunado…). Cuando llega la noche y te acuestas, con la idea de dormir plácidamente…¿en qué piensas?. Pues en lo negativo que te ha ocurrido, por pequeño que sea; ignorando lo bueno que te ha pasado.No te culpes, estamos programados para darle más importancia a las cosas negativas que nos ocurren, focalizando nuestra atención y pensamiento en ello, dejando pasar o ignorando los pequeños detalles positivos de la vida.

En el próximo post:

¿CÓMO SOLUCIONAMOS ESTAS PERCEPCIONES ERRÓNEAS?

Para Concertar tu cita con Natalia Baucells hazlo a través del email  nbaucells@psico-vida.com

ffffff;">....................................

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.